Memorias y desmemorias de un estudiante de arqueología de fines de los 60 y comienzos de los 70

Memorias y desmemorias de un estudiante de arqueología de fines de los 60 y comienzos de los 70

José Berenguer R.1

“Recordar es siempre olvidar algo” – Pierre Nora

Llegué a estudiar Arqueología a la Universidad de Chile en 1967, cuando la carrera no era todavía una licenciatura en su propio derecho, sino una suerte de especialización o variante de la Licenciatura de Historia. Para ingresar, había que tener cursados al menos dos años de otra carrera universitaria y yo venía de la Escuela de Arquitectura. Ese año se había producido la Reforma Universitaria, de manera que en esa escuela yo había vivido el antiguo régimen y acá, en el Pedagógico, experimentaba el nuevo. Con ojos de veinteañero, notaba que ahora los profesores eran más cercanos, los programas de estudio menos rígidos y la asistencia más flexible, tanto que uno no solo podía trabajar, sino, además, estudiar más de una carrera a la vez, como lo hice más tarde con Geografía.

Ese año de 1967 probé si Arqueología me gustaba tomando dos cursos de Prehistoria General: Paleolítico con Mario Orellana y Neolítico con Bernardo Berdicheswky. En diciembre rendí la PAA y en 1968 entré formalmente a la futura licenciatura.

Como en toda la Universidad de Chile, la matrícula consistía en el pago de un arancel fijo bajísimo, del cual uno incluso podía quedar exento, y de otro arancel optativo, para alumnos de situación socio-económica más alta. Como estudiábamos en la Sede Oriente (conocida como “El Pedagógico”), la izquierda dominaba sin contrapesos. Internacionalmente, nos tocaron los años de Lyndon Johnson y Richard Nixon, marcados por la lucha por los Derechos Civiles en los EE.UU., el movimiento hippie y las protestas contra la Guerra de Vietnam en todo el mundo.

Aunque residíamos todavía, en gran parte, en “la aldea local”, en 1967 lamentamos la muerte del Che Guevara en Bolivia, seguimos atentamente la revuelta universitaria de mayo del 68 en París, y quedamos perplejos con la represión soviética de la Primavera de Praga. En Arqueología, la gente rara vez manifestaba en forma abierta su afiliación política. Uno intuía que tales o cuales alumnos o profesores, eran de tal o cual tendencia o ideología, pero nunca se iba más allá de esto. Tampoco importaba mucho. En esos años la Arqueología corría por un carril apolítico, lo que era toda una anomalía en el politizado campus de Macul. Esa época de brisas primaverales (1968-1971) fue -me imagino- la que Mauricio Massone caracteriza como “pastoril”, refiriéndose probablemente a la inocencia con que disfrutábamos de nuestra condición de estudiantes, de las animadas discusiones en el casino y de los largos reposos en los sombreados prados del Pedagógico. Aun así, algunos participaban en asambleas estudiantiles, en manifestaciones callejeras contra el gobierno de Frei Montalva, o en campañas de ayuda a damnificados por el desastre natural de turno. Eran, para bien o para mal, tiempos de inusitado optimismo en todas partes, tanto que probablemente fuimos la última generación que se creyó capaz de cambiar el mundo.

Culturalmente, estábamos bajo la influencia del cine francés, italiano e inglés, principalmente. La TV no jugaba un papel tan importante como ahora, salvo las series extranjeras que -comenzábamos a saberlo- eran la punta de lanza de la hegemonía cultural estadounidense. Las noticias de la mañana en la radio, diarios como El Clarín y La Última Hora, y ciertas revistas, como Punto Final, hicieron para siempre de nosotros una generación firmemente conectada con la realidad de nuestro país. Entre medio de nuestras lecturas políticas, leíamos con avidez a escritores que nos hablaban de siglos de soledad, de un distinguido colegio militar en El Callao o de un taco de varios meses en una autopista de Francia. Por esa época, los libros -incluyendo los textos de estudio- eran relativamente baratos y al alcance de cualquier estudiante. Después de 1973, nunca más entré a una librería con la capacidad de compra que tenía entonces. Quizás por eso mismo, no recuerdo haber vuelto a leer en forma tan intensa y sobre tan diversas cosas como en aquellos años. En un mundo prefotocopiadoras, lo que no podíamos conseguir, lo obteníamos mediante copias a carbón, esténcil o mimeógrafo. Nuestros textos de cabecera eran los de Gordon Childe, de François Bordes o de Luis Guillermo Lumbreras, y nuestros “manuales de cortapalos”, libros como La Arqueología de Campo, de Mortimer Wheeler o Cómo interpretar el lenguaje de los tiestos de Betty Meggers y Clifford Evans. Por lo demás, el Departamento se la jugaba para proveernos de una variedad de artículos de autores anglosajones que eran traducidos al castellano por Eduardo Humeres. La oferta cultural era obviamente más pobre que hoy, pero no nos perdíamos exposiciones como la De Cezanne a Miró, en el Museo de Bellas Artes, las obras de teatro del ICTUS o el Festival de la Canción Universitaria que año a año las federaciones estudiantiles organizaban en el Estadio Nataniel. En la música popular, la cosa era increíble: los cantantes, los compositores y los grupos o bandas brotaban como setas después de la lluvia. Oscilábamos eclécticamente entre la Nueva Canción Chilena, el pop latinoamericano, y el rock anglosajón. Había también una arraigada “cultura del afiche”, los que coleccionábamos y pegábamos en nuestros cuartos o en nuestros espacios en la Universidad. Primaba en nosotros la sencillez en los gustos y la austeridad en los gastos. Creo que el lema de la Revolución de las Flores, “lo pequeño es bonito”, refleja bien la forma cómo conducíamos nuestras vidas en ese entonces y tiendo a pensar que nuestra opción vocacional por la arqueología tenía algo que ver con esos valores. Hice mis primeras armas en arqueología en el sitio Loa Oeste-3 (Chiu Chiu), adonde nuestro Profesor Mario Orellana nos llevó como personal de apoyo en septiembre de 1968. La docencia estaba muy vinculada a la investigación y esas salidas a terreno eran parte del programa académico, al punto que ayudaban a completar los seis meses de trabajo de campo que se exigían para egresar. Si la memoria no me falla, cada uno debía pagarse su pasaje y, por supuesto, faltaban todavía unos 25 años para que los servicios de este tipo de personal comenzase a remunerarse en los proyectos arqueológicos. Íbamos a terreno por los requerimientos curriculares, pero, sobre todo, por el deseo de aprender, y nos sentíamos sobradamente recompensados con la experiencia que adquiríamos. De ese primer terreno recuerdo a Consuelo Valdés, Vicky Castro, Fernando Maldonado, José Pedro Reyes, Marcela Lamas, Carlos Urrejola, Carlos Maturana y Carlos Thomas. Allí, en la confluencia de los ríos Loa y Salado, clavé por primera vez la espátula en el suelo para inmiscuirme en las basuras, la vida y la muerte de un grupo de cazadores recolectores de hace unos 4.000 años. En febrero y septiembre de 1969, acompañamos nuevamente a Orellana a terreno, esa vez para alojar en el encantador pueblito de Ayquina y excavar varios sitios en la vega de Turi dejados por cazadores y grupos agro-ganaderos. Eran salidas tan hechizantes para muchachos de 20 años, que no recuerdo haber lamentado perderme las vacaciones convencionales. Cómo habrá sido de fuerte el hechizo, que sigo yendo a esa región después de 45 años. En octubre de 1969, acudimos al V Congreso Nacional de Arqueología en La Serena, donde Orellana, Carlos Urrejola y Carlos Thomas reportaron sus recientes excavaciones en la zona de Turi. Entre noches de guitarra y charango en el faro de la playa, de cenas en el Club Radical y de baile final en la sede de la Universidad de Chile de esa ciudad nortina, asistimos interesados pero entendiblemente somnolientos a las presentaciones de los arqueólogos que habíamos estado estudiando en los cursos de la carrera. Comenzábamos a identificar los ciclos y eventos que marcan la profesión, así como a quienes serían nuestros colegas años más tarde. Para el VI Congreso Nacional de Arqueología, en Santiago, en 1971, fuimos con Vicky Castro a buscar a John Murra al aeropuerto, conversamos con Luis Lumbreras en un intermedio del congreso y divisamos a Carlos Ponce Sanginés en el Salón de Honor de la Universidad de Chile, todos “tapas de libro” como llamábamos a esas figuras consagradas. Fuimos testigos también de un aplauso de cinco minutos-calificado de “histérico” por Carlos Munizaga- por la refutación de un geólogo a un trabajo de Gustavo Le Paige; vimos también el desdén olímpico de este último, al retirarse de la sala contando que iba a La Moneda para ser condecorado por el Presidente Allende. Con dos cortos de pisco en el cuerpo bebidos al pasar en el Indianápolis, debuté en el Salón de Honor con mi primera ponencia: un informe encabezado por Mario Orellana con la colaboración de Victoria Castro y mía sobre las excavaciones en Loa Oeste-3.Congreso Arqueología La Serena 1971 Don Julio Montané

No obstante, el trabajo que señala nuestra inserción en la arqueología como investigadores independientes, fue el reconocimiento arqueológico que hicimos en el Alto Loa con Fernando Plaza, Luís “Che” Rodríguez y Victoria Castro mientras todavía éramos estudiantes (1972 y 1973), el que fue publicado en el Boletín de Prehistoria de Chile dos años más tarde. Creo que fue a comienzos de 1969 cuando se creó la Licenciatura en Filosofía con mención en Prehistoria y Arqueología, bajo la dirección del Grupo de Trabajo homónimo y dotada de un plantel de 13 profesores. En 1971 se fundó el Departamento de Ciencias Antropológicas y Arqueología, con un plantel académico que casi triplicaba al anterior. Ese año entró un buen contingente de nuevos alumnos a arqueología y otro todavía mayor a antropología, a los que se fueron sumando nuevos alumnos en los años siguientes. El flamante Departamento estrenó sede en Macul, frente al campus, casi al lado del emblemático restaurant Los Cisnes. Por el puesto de Director compitieron ese año inaugural Bernardo Berdichewsky y Mario Orellana, ganando este último en reñida lucha. La percepción que uno tenía de nuestros profesores es que estos estaban divididos en tres grupos, en función de los cuales se alineaban diversos ayudantes y alumnos. Uno de ellos era el de Carlos y Juan Munizaga, que funcionaba principalmente en el Centro de Estudios Antropológicos. Con la perspectiva que da el tiempo, veo ahora a este grupo como heredero de la escuela de Richard Schaedel, representando una arqueología y una antropología de cierta influencia norteamericana o anglosajona. Otro grupo estrechaba filas en torno a Bernardo Berdischewsky, quien había formado una Sociedad de Amigos de la Arqueología y cultivaba vínculos con aficionados a la disciplina. Esta faceta del quehacer de Berdichewsky, era lo más cercano a lo que hoy sería una arqueología pública o comunitaria, aunque hay que decir que su audiencia no tenía nada de popular. El grupo más dinámico era liderado por Mario Orellana, quien era muy carismático y captaba muchos adeptos en sus clases. No sé en el caso de Berdischewsky, pero en el de Orellana era muy claro que, al comienzo, participaba de una orientación europea de la arqueología relacionada con los prehistoriadores españoles y franceses. Poco después de la institucionalización de la arqueología como carrera en la Universidad de Chile, la así llamada Nueva Arqueología estadounidense, con su marcada orientación antropológica y su enfoque empírico-positivista, irrumpiría con fuerza en la investigación y la enseñanza de la disciplina en el Departamento. El nombre de la nueva unidad académica –Departamento de Ciencias Antropológicas y Arqueología- refleja bien, a mi juicio, esta transición desde una “arqueología como prehistoria” a una “arqueología como antropología”. Tiendo a pensar que el proceso fue fruto de un compromiso entre las diferentes perspectivas de los fundadores del Departamento y de las instituciones que le dieron origen. En primer lugar, era necesario demostrar que la arqueología era una disciplina científica y pienso que la palabra “Ciencia” buscaba, precisamente, subrayar esto. En segundo lugar, instalaba la palabra “Arqueología” y no la de “Prehistoria”, lo que era todo un cambio respecto de la línea europea. En tercer lugar, incorporaba la palabra “Antropología”, lo que suponía adoptar un enfoque estadounidense de la arqueología. No obstante lo anterior, se mantenía una cierta ambigüedad, ya que, al igualar a la arqueología con la antropología en la denominación, quedaba flotando la idea de que la primera no era parte de la segunda, como ocurre en los EE.UU. Esta ambigüedad sería resuelta años más tarde (calculo que en la segunda mitad de los años 70), cuando esta denominación se cambia por la de Departamento de Antropología, denominación que conserva hasta nuestros días. Me es difícil recordar a todos mis compañeros de estudio y prácticamente imposible ubicarlos en promociones. Sólo puedo intentar una cronología relativa y con muchos signos de interrogación. A mi llegada, ya estaban como estudiantes avanzados -no sé desde cuándo- los siguientes: Carlos Urrejola, Carlos Thomas, Victoria Castro, Julie Palma, Sivy Quevedo, Jacqueline Madrid, Josefina Muñoz, Carlos Maturana, Fernando Maldonado, Fernando Saavedra, Marcela Lamas, Ismael Mascayano y otros que no recuerdo. Me parece que entre 1968 y 1971 llegaron Fernando Plaza, Iván Solimano, Carlos Aldunate, Consuelo Valdés, Rodolfo Weisner, Julia Monleón, Fernanda Falabella, Blanca Tagle, María Teresa Planella, Mauricio Massone, Rubén Stehberg, Luis Rodríguez, Roberto Flores, Mario Garretón, Adriana Goñi, Ángela Jeria y Estela Gudlevich. Con algunas deserciones y quizás con nuevas incorporaciones que no he retenido, ese me parece que fue el variopinto y multietario grupo constituido en la generación “inicial” de estudiantes de arqueología en el recién creado Departamento de Ciencias Antropológicas y Arqueología. Dada la flexibilidad con que cursábamos las asignaturas tanto antes como después de 1971, mi recuerdo es que carecimos de promociones propiamente tales. Tengo la impresión de que cada uno fue terminando los cursos y seminarios con gran libertad, de modo que era corriente que alumnos antiguos y nuevos confluyeran en determinados cursos, sin que en esos tiempos fundacionales sea posible hablar de “primer año”, “segundo año”, etc. Las tesis de Luis Rodríguez en 1975, mía ese mismo año y de Rubén Stehberg en 1976, fueron los primeros brotes de esa siembra inicial. 1971 puso término a la dorada época de los 60 en nuestra vida universitaria, inaugurando otra de gran efervescencia política debido a las peleadas elecciones presidenciales del año anterior. Aunque muchos alumnos del recién fundado Departamento siguieron manteniendo en reserva sus preferencias políticas, con Allende como Presidente los estudiantes izquierdistas del Departamento empezamos a expresar más abiertamente nuestra orientación ideológica. Vivíamos, sin embargo, una bochornosa contradicción: éramos alumnos de uno de los departamentos percibidos como más “reaccionarios” (era el lenguaje de la época), en medio de unos de los campus más “revolucionarios” (ídem). En esos años de chalas, lanas, patas de elefante y pelos, muchos pelos, soplaban bellos aires de libertad, igualdad y fraternidad, pero hay que reconocer que el ambiente en el Pedagógico era lejos más jacobino que girondino. En los foros y asambleas, era común que la masa no dejara hablar a los adversarios políticos, tampoco a los partidarios demasiado moderados. Con ese clima de polarización, no es raro que 1971 señale el comienzo de la división política en el Departamento. En la práctica, se fue produciendo un distanciamiento con aquellos compañeros y compañeras de estudio que no compartían nuestras ideas, aunque la amistad se reanudó no mucho después del Golpe Militar, si es que alguna vez se interrumpió. En sintonía con la época, muchos alumnos nos fuimos interesando más en la arqueología como una “ciencia social comprometida con la realidad” (otro cliché de aquel tiempo), que en aprender a hacer buenas excavaciones, buenos análisis de laboratorio y buenos informes de sitio. Con el anatema de “arqueografía”, condenábamos lo que considerábamos pura descripción, reclamando un mayor énfasis en la interpretación. Fruto de esa insatisfacción y obviamente del crispado clima político que se iba imponiendo en el país, nuestro Frente de Izquierda -encabezado por Roberto Flores, Adriana Goñi, Sergio Martinic, Marcelo Arnold y el que escribe- programó en 1972 y 1973  talleres alternativos a la grilla académica oficial. Se trataba de cursos y charlas sobre Materialismo Histórico (Felipe Bate), sobre Arqueología Social (Luis Lumbreras) y sobre otros temas similares, realizados los sábados en la mañana (!) en diversas salas del Pedagógico o en la casa de alguno de nosotros. Recuerdo especialmente una concurrida charla de Lumbreras en el living de la casa de Ángela Jeria. Al llegar, nos salió a abrir la puerta una agraciada niña de pelo largo, liso y rubio, con unos grandes lentes ópticos, misma que 33 años más tarde ocuparía la más alta magistratura del país. No lo sabíamos entonces, pero vivíamos los días finales de una era alucinante y sin retorno. Cómo no recordar, por ejemplo, ese macondiano congreso itinerante que fue el Primer Congreso del Hombre Andino (Arica, Iquique, Antofagasta), donde se propusieron arqueologías, antropologías y etnohistorias pensadas para un Chile que en menos de diez semanas nunca más volvería a ser el mismo. Regresar al Departamento después de la tormenta fue, para muchos de nosotros, una muy dura prueba. Reinaban ahora la desconfianza, la arbitrariedad y el soplonaje en el campus, y una trágica sensación de derrota en todos nosotros. Iba a ser muy cuesta arriba aceptar las lecciones de la realidad. Pero esa ya es otra historia.

Santiago, 30 de junio de 2014http:/https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1285091564475&set=a.1285091524474.42236.1145718297&type=3&src=https%3A%2F%2Fscontent-mia1-1.xx.fbcdn.net%2Fhphotos-xtp1%2Fv%2Ft1.0-9%2F1916462_1285091564475_2053687_n.jpg%3Foh%3D6bbadac66d6ab2e6c0b20fea029bdf8d%26oe%3D567FA9A0&size=370%2C476

1  1 Museo Chileno de Arte Precolombino, Bandera 361, Santiago. E-mail: jberenguer@museoprecolombino.cl

Boletín de la Sociedad Chilena de Arqueología Número 43/44, 2014, páginas 67-71 68

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s