Hij@s. Las Memorias prestadas

Introducción

Érase una vez yo – otra y la misma – que escribía cuentos, poemas, relatos y volcaba en papeles ajados mis sentires y pensares y hacía conjuros escritos para aliviar la soledad. Y de pronto, en octubre, todas las burbujas estallaron y nos trasvasijamos.

“La edición final de este libro se realiza en un marco de crisis social y política inéditas en las últimas décadas en nuestro país, el 18 de octubre de 2019 marca un antes y un después, el pueblo sale a la calle con demandas sociales derivadas de la imposición de un modelo económico neoliberal que ha sido nefasto para el desarrollo equitativo de hombres y mujeres que viven en Chile. Hemos vuelto a vivenciar el miedo, la impotencia, la desesperanza, sentimientos que encontrarán en estas páginas y pensamos que ya no volveríamos a vivir.”

Tomo prestado del libro “ME ESCAPABA A EL CEMENTERIO”, de la FundaciónPIDEE, este párrafo que refleja el momento de crisis social y político marcó el año 2019, y agrego que estoy escribiendo confinada, en soledad desde marzode este 2020, porque la memoria no está en cuarentena y el virus más temido y combativo es el Olvido, que mata la verdad y la justicia,

Este libro hace visible, en la medida de lo posible, las historias de vida de hijos e hijas que perdieron a sus padres, o a uno de ellos, de diferentes maneras, durante la dictadura cívico militar que durante 17 años sumió a mi país en muertes, desapariciones, cárcel política, tortura, exilio y desexilio, clandestinidades y sistemáticas violaciones a los derechos humanos ejercida por el Estado.

Todas las memorias que he recobrado en la Web me han sido prestadas por los hijos y las hijas, los nietos, hermanos, padres, compañeros y amigos de quienes sufrieron la represión durante la Dictadura de Pinochet. Estos hijos e hijas, que fueron menores afectados décadas atrás hoy son padres y madres, parte de otros núcleos familiares, y están de diversos modos transmitiendo su memoria.

¿De qué modo es transmitida su experiencia de vida? ¿En qué momento lo hacen a sus propios hijos?, ¿Cómo se ha desarrollado la relación con sus padres sobrevivientes y con los padres y madres sustitutos, padrastros, madrastas, tutores, figuras paterna o materna, hermanos y hermanas de las nuevas relaciones de sus progenitores sobrevivientes? Sus historias de vida más allá de ser los hijos de…

Hoy en día estos hijos e hijas viven su adultez, tienen hijos e hijas y algunos ya tienen nietos. Todos ellos hermanados en una historia común y con la memoria adolorida. Después de un lapso de tiempo considerable, que varía de caso en caso, ciertos duelos pueden haber cristalizado lo suficiente, como para tener la posibilidad de emprender o continuar la batalla de la memoria, dado que es un imperativo nacional la construcción de ésta desde ellos, que se constituye en la alternativa a la memoria petrificada instalada desde los vencedores logrando compartir y transmitir a su descendencia y a las generaciones porvenir, el relato biográfico donde se entrelacen las vidas y las muertes de las generaciones que hoy conviven en este territorio profundamente dividido ante el cual hay que tomar posición.

Esperamos que estas historias de vida que hoy entregamos a todos y todas las personas de buena voluntad que no han conocido esta parte de la Historia de nuestro país, tenga un amplio eco y se esparza como flores en el viento porque “― un pueblo ― olvida cuando la generación poseedora del pasado no lo transmite a la siguiente, o cuando ésta rechaza lo que recibió o cesa de transmitirlo a su vez, lo que viene a ser lo mismo. La ruptura en la transmisión puede producirse bruscamente o al término de un proceso de erosión que ha abarcado varias generaciones. Pero el principio sigue siendo el mismo: un pueblo jamás puede― olvidarlo que antes no recibió“. como lo plantea el filósofo Yosef Yerushalmi.

Los primeros días de la Dictadura ví el río arrastrando los cuerpos de mis compañeros…

Los primeros días de la dictadura los carabineros comandados por el Capitán Galaz, del sector de el Arrayan, golpearon a mis hijos y patearon sus bolsones del colegio buscando esas armas que jamás estuvieron…

Los primeros días de la dictadura debí vender a precio vil mi parcela al Gral. Orlando Gutiérrez a cambio del salvoconducto para poner a salvo a mis cuatro hijos fuera de Chile.

El 11 de septiembre de 1973 mi proyecto de vida voló en mil pedazos con las bombas que cayeron sobre La Moneda.

No Olvido, No perdono.

Octubre estalló en memorias; octubre nos despertó

Un tsunami, un río desbordado, un sismo de magnitud inédita estremeció, inundó y conmovió a Chile en el que será el histórico 18´O por siempre en nuestras vidas.

Las frases “Chile despertó”, “no son 30 pesos, son 30 años” serán patrimonio de quienes lo vivimos, abuelos, padres, hijos y nietos (léase en lenguaje inclusivo) y nuestras ciudades cambiaron de color. La estética de la revuelta- los muros pintados, los afiches, los memes, las canciones, las vestimentas, las mascarillas, las pintadas ,los poemas – tradujo los sentires de las multitudes que rebalsaron todos los espacios imaginables en un desborde incontenible.

Y vino un “Acuerdo de Paz” que no trajo paz, porque ya sabemos que sin justicia no hay paz; y sucedió lo inimaginable para nosotros los viejos: la Constitución del 80, la de Pinochet, va a ser escrita nuevamente, y fueron elegidos los nadie para escribirla.

Y se nos vino encima la pandemia, que nos arracimó en los intersticios de nuestros teléfonos, tablets y computadores; el amistoso, intrusivo pero ya indispensable  WhatsApp se pobló de presencias   multigeneracionales y llegaron los nietos a   mostrarnos  que no olvidan, no perdonan, que son las semillas de sus abuelos y abuelas, las voces de sus padres y madres las que ellos gritan en las plazas, calles y aulas.

Llegó el Antu, el Simón, la Flavia, Gastón, la Gricel, la Íngrid, Marcos,  la Mónica, Rodolfo, el Simi, y sus ansiosos  “agregue a mis abuelos, compañera” me urgen e imprimen a mi trabajo de anciana cansada el vigor de sus urgencias.

Esto y mucho más es lo que quiero plasmar en las voces que me prestan sus memorias, sus historias y sus luchas.

El trabajo y compromiso de todo este amplio e invisibilizado sector de la sociedad, permitirá reconstruir la fragmentada identidad a un sector hasta hoy sin voz en nuestra sociedad

One thought on “Hij@s. Las Memorias prestadas

  1. Reblogged this on HIJXS . VOCES and commented:

    Introducción

    Érase una vez yo – otra y la misma – que escribía cuentos, poemas, relatos y volcaba en papeles ajados mis sentires y pensares y hacía conjuros escritos para aliviar la soledad. Y de pronto, en octubre, todas las burbujas estallaron y nos trasvasijamos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s