Y el Peda de aquellos años…

 

 

Paula Varas G.
especial para G80

Y el Peda de aquellos años…

Hoy día la Anita Olivares puso la canción Heroicos …con dedicación “Para mis amigos, compañeros, hermanos” … y a mí… como el recorrido de Sabina bajándose en Atocha … me invadieron las imágenes del Peda …

Con los guardias azules, sus rectores designados, su separación de la Chile, con los sapos en medio de las asambleas

Con los pañuelos en el cuello, en el bolso, en la cara… con el pasamontañas sobre el pañuelo…

Con sus lienzos colgados… cada vez más altos… con la gente de la FECH… a veces tan lejana a nuestras peticiones… con la salida a la calle y  la  entrada de los pacos

La transformación en la UMCE, el asesinato de nuestros compañeros, y después las elecciones!!!… la Andrea, el Marcelo, el chico Manolo, la celebración en la calle…

La reja, o la pared que da a Ciencias, el muro, la llegada del hormigón armado… la cara de todos, la caricatura… los rayados… la copa de agua!!

Y después, el año decisivo… y los siguientes llenos de tanto dolor y muerte, que a pesar de todo, no logran destruir ni la utopía ni la esperanza.

Las calles rodeadas de militares y pacos

Los montones de asambleas y detenciones masivas que se confunden..

La pedida de la renuncia a Arriagada… ¡su renuncia!… la desmovilización.. las puertas cerradas, el letrero de aviso que desaparece, el aviso de desalojo, la fila para subir al furgón… (vista desde lejos para pasar lista)… la huida saltando la pared, el chico que no quiere escapar para quedarse con los estudiantes… nadie entiende nada, se llevan hasta a los fachos.

La comisaría Los Guindos, los gurkas encapuchados en el gimnasio, cae la noche, el cura Maroto preguntando por los detenidos, la espera interminable…

Las noticias transmitiendo las mentiras, los buzos deportivos requisados, los libros…

Las tardes en los alrededores, los Cisnes, Las Lanzas, los datos de los de Filosofía…

El spray que no escribe, las faltas de ortografía .. la fiebre aftosa de la Bartola!!… la molo que se cae y que se prende antes

La cafeta y el Casino Eduardo Vergara , el despacho del CEP y la biblioteca… el casino inundado y los casinos hechos en los extremos para dividir … el techo del casino y la cancha ¡las abejas!… los rayados matutinos o a mediodía…o en la tarde … o los que aparecían en la mañana después de un trabajo nocturno… los árboles ¡la alergia en primavera! ..

La prestada de casa para la reunión… que se transformó en fiesta

Los gritos… las canciones ¡¡los de música alegrando la vida!!!… y el pollo cantando… y el flaco con su canción de democracia, los de historia tan serios y creídos… Los y las de Básica y las chicas de diferencial tan solidarios… La gente del físico que quería pasar piola… o los que iban todos los días y no estudiaban ahí…

La subida del cerro los sábados… o los miércoles en la tarde

Con el cierre, con la apertura … con la expulsión… con la petición del reingreso…

La sala cuna junto al muro… y a las lacrimógenas… el rescate de los niños

La cara de alguien de ingles, pálido sobre el muro,después del roce de la bala…, el salto sobre el guanaco… la toma de la rectoría… el piano contra la puerta, ¡¡¡el Mozart tocando el piano!!!  los 5 días presa y los 21 restantes… la parka prestada… la lista en el bolsillo de la parka… el callejón oscuro, el carnicero… las preguntas del fiscal.

La comisaría de Davila, la lectura de cartas españolas y la barrida de todo el patio, la negativa a apagar la luz y la repartición de sacos de dormir y chocolate… Se publica la lista de autorizaciones de ingreso al país y mi nombre viene en ella.

Las marchas silenciosas, y las no tanto, … las salidas a la calle, las ida al centro todos juntos,el encontrarnos allá, los días de paro, los recorridos por medicina norte y Olivos, por Ingeniería, las visitas a la Placa… y las peñas en la Reina o en Ciencias Químicas…  y el encuentro con el IPS… y los Congresos y las carreras truncas… Y los días de Paro y trabajo poblacional.

Las conversaciones con la chica, con el JP, la celestina de los amores clandestinos, el Guille y su jeep, el lobito, el palomo, la Vale, el Alvaro, la Chiqui y los perdigones… la Anita y su vestimenta, el Daniel, el Claudio, el Carlos que en realidad no se llamaba Carlos y tantos otros..

Y tal como dice Joaquín Sabina… Pero siempre hay un sueño que despierta en Madrid… pues así  mismo… siempre hay un recuerdo que se queda en el Peda…

la canción Heroicos     Tributo a nuestra Generación del 80…a nuestras historias en el Pedagógico.

 

 

Paula Varas G.
29 de agosto de 2013 a la(s) 19:14

Relacionado

Paula Varas: La niña de los brazos del presidente Salvador Allende, 42 años después

 http://platform.twitter.com/widgets/tweet_button.html?url=&via=PipeHenriquezO&text=Paula%20Varas:%20La%20ni%C3%B1a%20de%20los%20brazos%20del%20presidente%20Salvador%20Allende,%2042%20a%C3%B1os%20despu%C3%A9s:&related=PipeHenriquezO&count=horizontal&lang=es

Debe ser ésta, sin lugar a dudas, una de las fotos más emblemáticas del presidente Allende en su contacto con el pueblo, con los niños. Algo que, por lo demás, ilustra nítidamente la opción por los más pequeños y los más desprotegidos de su gobierno. Se advierte un primer plano con su figura impoluta dotada de un impecable traje oscuro y camisa blanca (seguramente con corbata y colleras, cuestión que no se alcanza a advertir) rodeado de pequeños niños sonrientes y expectantes, mientras sostiene a una feliz nena rubia de no más de 6 años en sus brazos -casi como esperando también su turno- pues la imagen parece captar más precisamente el instante en que el presidente Allende comienza a bajarla de sus brazos.
Hoy, 42 años después y a más de 14 mil kilómetros de Chile, hemos rememorado con la niña que protagoniza esa imagen, hoy convertida en una cientista social e investigadora de la URV, la universidad pública de Tarragona, Paula Varas G. Ella es, además de Asistente Social y Antropóloga, egresada del Magister en Ciencias Políticas, Máster en Metodología de la Investigación y doctoranda/investigadora. O sea, por formación no se ha quedado.
Este es resultado de esta interesante entrevista de Francisco Javier Alvear desde Tarragona, España.:

Paula Varas 40 años después


¿Tienes algún recuerdo de ese día de cómo se gestó esa foto?

Me acuerdo que fuimos con mi abuela, era una actividad con hijos de periodistas y funcionarios de La Moneda o algo así, creo que fue en diciembre del 72… Allende antes de tomarme en brazos había cargado a mi hermano René porque se había perdido, y lo levantó para que alguien lo identificara; por eso al pie de la foto sale mi hermana Claudia, mi tía Paloma, algunos amigos, mi abuela, porque todos nos acercamos a buscarlo… Recuerdo claramente que el hecho de que el Presidente me tomara a mí no fue azar ni casualidad ni mucho menos algo planificado por asesores o protocolo, sino que más bien se debió a una insistencia mía, del estilo “si tomaste a mi hermano, ¡yo también quiero!”.
O sea, ¿que hay otras fotos similares, digo con otros niños?
Fotos de Allende con niños hay muchas, porque él era súper cariñoso con los pequeños y pequeñas que se acercaban, de hecho la foto en que sale mi hermano era mucho más bonita.
¿Por qué crees que esta foto es más famosa?
Eso sí que se puede deber a la casualidad; no lo sé, hubo tantas fotos destruidas, quemadas o escondidas por miedo, será que ésta alguien se atrevió a guardarla y a mostrarla en algún momento. De hecho, nosotros partimos al exilio y te puedo asegurar que no nos llevamos ninguna foto.
¿Cómo fue esa salida?
En septiembre del ‘73 después de unos días en la Embajada, nos fuimos a México con prácticamente lo puesto; más de 10 años pasaron hasta que alguien le dio unos negativos a mi mamá, obviamente no eran las mismas fotos, pero había tomas desde distintos ángulos, en la mayoría, yo aparecía de espaldas, hasta que un día vi esta foto en la portada de un periódico en México y años mas tarde en el The Clinic en Chile.
Recuerdo que un día, mientras tomábamos el té, alguien llegó a la casa con un libro de imágenes del presidente Allende y nos pusimos a hojearlo. Apareció esta foto, pero también se dio la casualidad que entre la gente que había en la casa en ese momento, más de cinco salían en alguna de las fotos de ese libro. Fue algo muy bonito y emocionante.


¿Qué representa para ti ésta foto?
Representa claramente la opción de Allende y su gobierno por los niños y niñas de Chile. No habrá otro gobierno que en Chile que haya tenido tal definición tan contundente por el tema. De ahí el “medio litro de leche” de las 40 medidas…
Tu infancia fue feliz, ¿recuerdas cómo se tradujo eso en tu vida por entonces?
La verdad es que era muy pequeña, pero sí recuerdo el ambiente de felicidad que se vivía por esos días. La gente era feliz, cantaban, hablaban, se relacionaban y gozaban más. Las familias estaban más unidas. Yo creo que en Chile nada fue igual tras el Golpe.
Y, ¿qué vino después?
Bueno, como ya te comenté, al poco tiempo vinieron los años de dolor y oscuridad que afectaron al país en general. El exilio a los pocos días del golpe, el 19 de septiembre, partimos rumbo a México. Más tarde, una adolescencia caracterizada por el retorno a Chile en plena dictadura, al igual que miles de jóvenes, me tocó vivir la represión a los estudiantes, las manifestaciones, la mentira de la prensa, el asesinato de gente cercana. Finalmente, mi paso a la adultez coincidió con el periodo de la transición a la democracia que parece no acabar, para muchos chilenos. Una época para nada feliz, como puedes advertir.
Alguna sensación, algún detalle con respecto a la fotografía… ¿Alguna anécdota más?
Si, si, si,… recuerdo perfectamente que yo había estado llorando y estaba bastante moquillenta y me colgué del cuello del Presidente… y cuando me bajó me dijo: ¡Pórtate bien y suénate!, a lo que yo le contesté… ¡Shhh! ¡Pórtate bien tú mejor! Alguien me comentó que ese diálogo/episodio fue recogido y comentado al otro día por algún diario de la época.
Y, ahora, 42 años después ¿en qué está esa niña lejos de Chile?
Viviendo en España, trabajando con la Universidad. Actualmente en los prolegómenos de una investigación sobre la infidelidad y las nuevas tecnologías. En otro instante de mi vida, después de profundizar algunos aspectos del exilio, las migraciones, o el vivir en dictadura, ahora he decidido tomar distancia en la temática de estudio, los “trayectos de los engañados”, el relato del momento en que descubren la infidelidad a través de las nuevas tecnologías y las reacciones posteriores.
¿Y con la que está cayendo acá…?
Si, si, si…, precisamente. No te creas. La crisis afecta la cotidianidad de manera concreta. Más allá de la prima de riesgo, de los datos estadísticos de paro o de las cifras macroeconómicas; cuando una persona está con problemas de trabajo específicos, se ve afectada en diversos ámbitos de la vida, por lo tanto se modifican la mayoría de sus relaciones sociales y humanas. El tema de la infidelidad no escapa a ello, ya que en periodos de inestabilidad económica familiar hay pilares fundamentales del vínculo relacional afectivo que son atacados y que afectan enormemente, tanto la visión del otro  como la autoestima y que de alguna forma “aumentan” el potencial riesgo de que exista una infidelidad.
¿Por ejemplo?
Uno es la veta patriarcal de la relación, es decir la visión del “macho proveedor” y otro es la pérdida de poder y estatus, que sin duda alguna son armas de seducción. Aunque, dado el carácter social y culturalmente construido de la infidelidad, podemos decir que no es un fenómeno homogéneo, hay distintos tipos, niveles y formas de enfrentarlo. No es lo mismo la infidelidad de una mujer, ya que posee mayor estigma en la sociedad, que la de un hombre, que es en muchos casos socialmente aceptada.
Y, ¿has descubierto algo interesante?
En los relatos de los afectados se descubren muchas cosas, se reportan estados de ansiedad y angustia, y en forma recurrente van acompañados de escalofríos, taquicardia y mucho dolor en la mandíbula y en la parte posterior del cráneo. Todos señalan que efectivamente es “como si te pegaran en la nuca”. … Conocí historias increíbles, el estudio describe las “nuevas maneras de infidelidades” en la Era de la Información y las Comunicaciones, es decir al descubrimiento a través de teléfonos móviles, redes sociales o internet en general. “El dejar abierto el Facebook o el mail”, el espiar los mensajes de los teléfonos móviles o los chats que se quedan en las cookies de las computadoras. Que en definitiva son constataciones inciertas, más bien incertidumbres típicas de esta era, porque al estar escritas, pueden ser interpretadas y re-interpretadas.
¿Cómo?
El énfasis esta puesto en la metodología plural (historias de vida, entrevistas en profundidad, un trabajo de campo exhaustivo) que nos permitió recoger percepciones, sensaciones, sentimientos, reacciones de personas que habían sufrido algún tipo de infidelidad por parte de sus parejas, pues nuestro sujeto de estudio es el que la sufre, no el que la ejerce o produce la infidelidad.
Y, ¿cómo relacionarías este tema con la política?
Relacionando fidelidad y lealtad con la mentira y el engaño, pues forman parte de un mismo y profundo fenómeno casi exclusivamente humano. Esta claro que para mantener una relación de infidelidad, hay que mentir, persuadir, manipular, etc. Y cuando uno descubre una infidelidad lo primero que siente es que ha sido engañado, defraudado y traicionado… Es lo mismo que hacen los políticos primero con sus ideas y con ellos mismos -el autoengaño-, y luego, con sus compromisos y promesas, con su electorado… … Es preciso tener presente que todo engañado es un potencial engañador (infiel); por distintas razones, para equiparar la situación, para vengarse, para hacer daño o simplemente para recobrar la confianza en uno mismo. Y ojo, así como los políticos traicionan, los electorados también traicionan. No puede haber un ejemplo más concreto que lo ocurrido en las últimas presidenciales en España en donde un millón de votos del PSOE pasó directamente al PP; o el caso de algunos políticos en Chile, que ayer lucharon hasta con las armas y mira en la penosa situación que se encuentran hoy defendiendo el sistema neo-liberal o trabajando como alto ejecutivo de transnacionales. En tiempos de descomposición y crisis política el engaño más patético, es el engaño a las ideas y a las promesas, porque es una forma de autoengaño y de negación a sí mismo en última instancia.
En ese sentido, el presidente Allende era fiel, ¿no?
Ya sé por donde vas, pero contrariamente a lo que se cree, el presidente Allende era un hombre completa y absolutamente fiel no solo a las ideas y a sus promesas, que dejó de manifiesto pagándolo con su vida el 11 de setiembre del ‘73, sino que también lo fue a todos sus amores. No existió una mujer que lo odiara por traidor.
Por último, como Gianni Vattimo dijo hace un tiempo en una entrevista: “Entre uno que miente por el amor del proletariado y otro que miente por amor a las putas, como Berlusconi, hago una diferencia”.
¡Qué buena! Estoy completamente de acuerdo con esa cita. Me la llevo. Jajaja…

 

 

El aislamiento

Me refiero a la dustancia que voy teniendo con las personas y el entorno que me rodea…

Fibromialgia y yo

Este es un tema que he tocado en otros post pero en el que nunca me he metido de lleno. Intentaré exponerlo de una forma clara.

A que me refiero cuando digo aislamiento?
Me refiero a la distancia que voy teniendo con las personas y el entorno que me rodea.

El dolor, el cansancio, etc…hacen que todo lo demás quede en un segundo plano, todo se relativiza, se convierte en menos importante. La mayoría de las veces lo hago sin darme cuenta debido a que me encuentro en eso que yo llamo “modo supervivencia”.
Llamo “modo supervivencia” a cuando estoy centrado a más del 80% en sobrevivir, en aliviar el dolor o el cansancio.
Es sencillo; imagina que te acabas de caer, o dar un golpe o sufres una bajada de tensión. Por qué te preocuparias en ese momento? Pues por muy poco verdad? Eso es estar en “modo supervivencia”.

View original post 306 more words

BENEDETTI REVISITADO (PRIMERA PARTE)

En-redados, en interacción con este uruguayo que despeina a aquellos que fueron y son carne de nuestra memoria colectiva…

El salmón bizarro

20080109elpepucul_3

Si ustedes leyeron el post https://salmonbizarro.wordpress.com/2015/04/15/la-iconocludia-uruguaya-complet-su-panten-muri-galeano/ y algunos siguientes habrán visto que Mario Benedetti es un escritor que no me gusta. Más aún me cuesta comprender cómo tanta gente lo venera y lo ha puesto a la altura de los grandes literatos de este país.  Aún así tiene cosas mucho más rescatables que su contemporáneo y también idolatrado Eduardo Galeano.  Y para quebrar una lanza por el isabelino les diré que a veces ha sabido elaborar algunas frases realmente ingeniosas y que sus poemas, pese a que están plagados de lugares comunes y cursilerías, a veces son efectistas, ya que tienen cierto sentido de musicalidad y, por sobre todas las cosas, dicen lo que mucha gente quiere oir. Benedetti dominaba su pluma, sin duda, y era un tipo de gran cultura. Pero de ahí a hablar de un gran escritor o poeta hay una distancia muy grande. Tan grande…

View original post 3,470 more words

Femenina, Feminista, Feminazi

Femenina, feminismos,vaginismos? Feminazis…

Las Simones

por Isabel Muñoz

Tenemos que entender que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos y deberes, y que la única diferencia es que los hombres por definición son masculinos y nosotras femeninas… o deberíamos serlo.

Desde que Natalia Valdebenito se subió al escenario de Viña del Mar, hay una palabra que cada vez leo más en redes sociales. Un concepto nuevo, extraño, lejano… y que de alguna forma, me violenta: FEMINAZI.

Hombres y mujeres tenemos que ser tratados de la misma forma, nosotras no somos el sexo débil y ellos los machos indestructibles. Tenemos que dejar de lados términos como machismo y feminismo ya que sólo nos ponen en trincheras distintas, que al final del día no nos conducen a nada.

Un conocido twittero escribió anoche: el mejor consejo para evitar Feminazis, en la primera cita en vez de regalarle flores, le regalas una plancha. Según reacción, proceder…

Ahí yo…

View original post 630 more words

“Utensilios y limpiadores Clorox: la pareja ideal para la mujer de hoy”

El mister musculo que me hace mejor madre y mujer.

Las Simones

por Daniela Acevedo

imagen 1

Con esta publicidad se despertaron muchas personas el día sábado al abrir las Revista Mujer del diario La Tercera: “Utensilios y limpiadores Clorox, la pareja ideal para la mujer de hoy”. Este hecho ha causado gran revuelo en variados medios de comunicación, aunque principalmente entre las mujeres.

Si bien, lo explícito de la publicidad lo hace evidentemente machista y repudiable, es importante no perder de vista que este tipo de publicidad es cotidiana y podemos encontrarla por distintos espacios públicos, mediante gigantografías, afiches, spot publicitarios y otro tipo medios de comunicación.

Para dar algunos ejemplos, sólo basta observar la publicidad de productos como míster músculo, que si bien no usan la palabra “para la mujer” de forma explícita, es  evidentemente machista, puesto que se presenta a este super macho que viene a ayudar a la pobre mujer débil e indefensa a vencer la suciedad de la casa.

imagen 2Situaciones igual de repudiables suceden con marcas…

View original post 291 more words

Carta a la Adriana Goñi desde Macondo

2009-10-06
2692 lecturas

Fesal Chain
especial para G80
Carta a la Adriana Goñi desde Macondo

En algunos diálogos que hemos mantenido por facebook con la Adriana Goñi ella dice: “(…) me ha pasado en tantas ocasiones en que diverges un átomo de lo establecido, petrificado en una memoria a veces utilitaria, que mi volcán vasco-judío se llena de hormonas. Me han segregado por No ser: no ser mapuche, no ser rapanui, no ser proleta, no ser flaca, no ser joven, no ser vieja, no ser virgen…que sólo yo sé en que identidad me ubico. Mi temor es qué pasará con nuestra herencia cuando mi generación vapuleada termine de irse…Me aterra el fantasma de los exiliados republicanos, de los judíos asimilados, de los hombres y mujeres del pueblo que no recuerdan. La instalación del olvido es mi fantasma personal. Y que la muerte de tantos y tantas quizás un día no tenga razón de ser”.

Pensé escribir algunas notas, como manera de respuesta a tan profunda y esencial reflexión, pero, luego pensé que aquella daba para una “Carta a la Adriana Goñi” y una carta desde acá, desde Macondo. Probablemente la generación de la Adriana, una intermedia y la mía, es decir tres generaciones políticas y culturales, la de los 60, la de los 70 y la de los 80, sepan la importancia casi desmesurada de Cien Años de Soledad, no solamente como Novela o “bella prosa” sino como el libro capital, y permíteme Adriana cierta lírica, acaso más importante que ese viejo y terriblemente profundo libro judío-alemán, Das Kapital. Y ciertamente la comparación no es azarosa.

Nota aparte, esto de nombrarte “la” Adriana, me parece más correcto que sólo Adriana. Y es simple como una de mis manos o de las tuyas. Has realizado desde la sinceridad una reflexión que va más allá, lo desees o no, de una reafirmación meramente ideológica. No soy de aquellos que no entienden la ideología, desde la distinción genial de Marx. Ideología como develación de lo aparente e ideología como falsa consciencia. Cuando me refiero a que hay un más allá de la ideología, me refiero justamente que existe un mundo de los hombres y de las mujeres que va más, mucho más y más allá de la develación o de la velación racional y mental del mundo de los fenómenos sociales y de las cosas.

Es la poesía como método de comprensión y conocimiento. No lo meramente bello, lo emocionantemente bello o lo que nos mueve a reír a o a llorar. Eso es, desde una poética compleja sólo la manifestación del fenómeno de la poesía. La manifestación en los hombres y mujeres. Pero emocionar para comprender el mundo es su objeto y objetivo final.

Así que Adriana esta Carta, es con ternura, es con cariño, es con tremendo respeto por tu reflexión , que es sin lugar a dudas , la reflexión de esta estirpe de cien años de soledad de la que formamos parte, irremediablemente, en el dolor, en el sufrimiento y en la alegría de una vida dura.

El primer dato, Adriana, es justamente la primera frase del narrador en Cien Años de Soledad: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

El recuerdo… pero muchísimos años después Adriana, muchísimos, tantos que aquella tarde ya era remota, y el recuerdo, frente a la muerte… Aureliano recuerda el hielo, recuerda a quien lo llevó al pueblo, a los gitanos… Melquíades Adriana, Melquíades…Adriana…

Segundo dato: “Fue Aureliano quien concibió la fórmula que había de defenderlos durante varios meses de las evasiones de la memoria. (…) Un día estaba buscando el pequeño yunque que utilizaba para laminar los metales y no recordó su nombre. Su padre se lo dijo: “tas”. Aureliano escribió el nombre en un papel que pegó con goma en la base del yunquecito: tas. Así estuvo seguro de no olvidarlo en el futuro. No se le ocurrió que fuera aquella la primera manifestación del olvido, porque el objeto tenía un nombre difícil de recordar. Pero pocos días después descubrió que tenía dificultades para recordar casi todas las cosas del laboratorio. Entonces las marcó con el nombre respectivo, de modo que le bastaba con leer la inscripción para identificarlas. Cuando su padre le comunicó la alarma por haber olvidado hasta los hechos mas impresionantes de su niñez, Aureliano le explicó su método, y José Arcadio Buendía lo puso en práctica en toda la casa y más tarde lo impuso a todo el pueblo. Con un hisopo entintado marcó cada cosa con su nombre: mesa, silla, reloj, puerta, pared, cama, cacerola. Fue al corral y marcó los animales y las plantas: vaca, chivo, puerco, gallina, yuca, malanga, guineo. Poco a poco, estudiando las infinitas posibilidades del olvido, se dio cuenta de que podía llegar un día en que se reconocieran las cosas por sus inscripciones, pero no se recordara su utilidad. Entonces fue más explicito. El letrero que colgó en la cerviz de la vaca era una muestra ejemplar de la forma en que los habitantes de Macondo estaban dispuestos a luchar contra el olvido: Esta es la vaca, hay que ordeñarla todas las mañanas para que produzca leche y a la leche hay que hervirla para mezclarla con el café y hacer café con leche. Así continuaron viviendo en una realidad escurridiza, momentáneamente capturada por las palabras, pero que había de fugarse sin remedio cuando olvidaron los valores de la letra escrita”.

Vivir Adriana, en esta realidad escurridiza siempre día a día, mes a mes, año a año, siglo a siglo, capturada momentáneamente por las palabras. Nuestros padres nos dan las palabras Adriana, el método, pero ¿Acaso ha llegado ese fatídico momento en que la humanidad completa ha olvidado el valor de la letra escrita?

Tercer dato fundamental:
“José Arcadio Segundo no habló mientra no terminó de tomar el café.
-Debían ser como tres mil- murmuró.
-¿Qué?
-Los muertos -aclaró él-. Debían ser todos los que estaban en la estación.
La mujer lo midió con una mirada de lástima. “Aquí no ha habido muertos”, dijo. “Desde los tiempos de tu tío, el coronel, no ha pasado nada en Macondo.” En tres cocinas donde se detuvo José Arcadio Segundo antes de llegar a la casa le dijeron lo mismo: “No hubo muertos”. Pasó por la plazoleta de la estación, y vio las mesas de fritangas amontonadas una encima de otra, y tampoco allí encontró rastro alguno de la masacre.

A Macondo, donde estoy ahora Adriana, fumándome este cigarro y tomándome este café, ha llegado el olvido irremediable, la letra escrita ha perdido todo su valor, mis padres, mis primos mayores me dieron el método y la palabra, pero ya nadie entiende las palabras, ya nadie lee las palabras, ya nadie les da un valor… Melquíades Adriana, Melquíades…

Cuarto dato final, nuestra redención que mata tus miedos y los míos: “Aureliano no había sido más lucido en ningún acto de su vida que cuando olvidó a sus muertos y el dolor de sus muertos y volvió a clavar las puertas y ventanas con las crucetas de Fernanda para no dejarse perturbar por ninguna tentación del mundo, porque entonces sabía que en los pergaminos de Melquíades estaba escrito su destino. Los encontró intactos entre las plantas prehistóricas y los charcos humeantes y los insectos luminosos que habían desterrado del cuarto todo vestigio del paso de los hombres por la tierra, y no tuvo serenidad para sacarlos a la luz, sino que allí mismo, de pie, sin la menor dificultad, como si hubieran estado escritos en castellano, bajo el resplandor deslumbrante del mediodía, empezó a descifrarlos en voz alta. Era la historia de la familia, escrita por Melquíades hasta en sus detalles más triviales, con cien años de anticipación. La había redactado en sánscrito, que era su lengua materna, y había cifrado los versos pares con la clave privada del emperador Augusto, y los impares con claves militares lacedemonias.”

No había sido más lucido que cuando olvido a sus muertos…Qué quiere decir esto Adriana, amiga mía, qué quiere decir…Se me ocurre ahora, con el viento tibio de esta tarde triste y alegre, que hay cierta epifanía en el olvido, en ese olvido del pueblo, que tu angustiosamente con y en tus palabras tratas de detener, de frenar. Si han perdido el valor de esas palabras, si han olvidado las imágenes, las figuras, los hechos, los muertos, entran entonces en un espacio lumínico, donde todas las cosas, los hechos, todas las palabras, todos los muertos, se presentan diáfanos y simultáneamente. Adriana, esto es poesía, pero no es mentira. Que el valor de cambio y el de uso, la ley del valor no responderán jamás a este problema de la vida. Pero sí la poesía, si esta monumental Novela, que no es sino nuestra Biblia, nuestra Torah, nuestro Nuevo Testamento, nuestro Corán…

Hay un pergamino, palabras Adriana, pero en sánscrito, son meros signos, especies de jeroglíficos para un pueblo momentáneamente sin memoria racional, Melquíades, Adriana, Melquíades en el útero…Y es la mamá la que entrega la clave, el padre meramente el método y las palabras, la lengua materna entrega la clave Adriana… Al centro esta la clave materna, a su derecha El Emperador, a su izquierda la Fuerza…

Melquíades, sólo debemos encontrar el pergamino, pero solamente lo encontraremos, justamente después de la pérdida del valor de las palabras, después de todo el olvido de nuestra niñez y de nuestros muertos, después del torbellino. Adriana amiga mía, no temas más, no lo hagas, no sufras sobre el dolor de la vida, porque ella requiere esto: pelotón de fusilamiento, recuerdo, pérdida del valor de las palabras, padre método, olvido de la niñez y de los muertos y un pergamino en lengua materna donde está la verdad y la nueva vida.

Y es que ese pergamino, es el ser de las cosas inmutable, su núcleo sagrado, nunca olvidado, más allá de las palabras y de las ideologías como explicación racional, porque el pergamino Adriana, está presente de verdad, y no es magia, es la marca indeleble a sangre y fuego timbrada en nuestra memoria histórica, como inconsciente colectivo, aunque a veces no esté presente en la petit historia, como conciencia personal y social y en un lenguaje que ya no sirve para desentrañarlo.

Los que nos han hecho sufrir en este tiempo y espacio, como aquellos que han hecho sufrir a otros en su tiempo y espacio a nombre de cualquier ideología racional, van perdiendo la memoria y los dominados de siempre, esta estirpe nuestra, condenada a cien años de soledad va expropiando y acumulando la memoria, como un pergamino en sánscrito, escondido en el cuarto de Melquíades, por donde por los siglos de los siglos, no pisará pie humano y en donde crecerán plantas prehistóricas y luminosas y salvajes criaturas. Debemos pasar por la vida con sus sufrimientos y dolores, con sus palabras muertas y olvidos para llegar a la vida verdadera, a la Jerusalén prometida, como novia engalanada.

Siempre tuyo Melquíades, Adriana, Melquíades…

Fesal Chain
Poeta, narrador y sociólogo

Entre la nieve inclusiva y los niños bien: La oculta violencia del Chile Clasista

Una radiografía de Chile 2015

Política Pública.cl

Por Tito Flores C.
Es gracioso. la semana recién pasada, casi de manera simultánea, dos hechos ligados de una u otra forma a la idea de la existencia de clasismo en Chile, publicados en diferentes medios de comunicación nacional, adquirieron visos de escándalo. Y lo gracioso es precisamente aquello, que las personas aún se escandalicen, y piensen que están descubriendo la pólvora, en un asunto que resulta obvio, para quien lo quiera ver.

Por una parte, la ex jefa de prensa de la UDI acusó públicamente a su partido de clasista y racista. Vaya novedad. Agregando que en la tienda existe una diferencia abismal entre los “niños bien”, aquellos de apellidos, estudios y rasgos simbólicos propia de la clase alta chilena, y los “tontos útiles”, los “carne de cañón”, el grupo que se creyó el discurso del compromiso popular del gremialismo, y que pensó que sin servidumbre, sino que a…

View original post 1,044 more words