CHILE: recuerdos de una sociedad en transición: LUCIANO CRUZ.

JUEVES, JULIO 11, 2013

Por gente como Luciano y Martine sigo con la msima profesion y por el mismo camino que empecé cuando el Che era Ministro de Industria, creo, en Cuba( 1961) .Pero siempre le critiqué que no se ocupuba de los problemas especificamente femeninos, y asi decidi asumir yo esa lucha. En eso estoy.todavia, y con ello alumbro mi existencia de hojalata. 

CHILE: recuerdos de una sociedad en transicion: LUCIANO CRUZ.

Histórico momento en que varios pacos del Grupo Movil de Concepcion tratan de reducirlo,durante una manifestación estudiantil. Fue la primera vez que lo vi, cuando esta foto parecio en El Mercurio de Santiago.

En la foto, con su hijita Alejandra, ‘La Chicoca’, de su pareja penquista, y mi ex estudiante de la Universidad e Concepción,Gloria.

Entierro del dirigente estudiantil del MUI y miembro del CC del MIR Luciano Cruz,Aguayo, muerto a los 27 años de edad, el 14 de agosto de 1971.
La corona de flores del Movimiento de Pobladores Revolucionarios es llevada por Villalobos y Víctor Toro.
Foto tomada de la cuenta de Hector Eyzaguirre en Facebook.

Algunos detalles sobre la vida del Lucinano Cruz, en
Luciano Cruz

La Canción de Luciano

Patricio Manns

Al paso de Luciano
Lloran las pergoleras
Y así cubren de pétalos su muerte interminable,
Su vida interminable, su reloj detenido
Pero que, mudo, marca
Las horas que anunciara,
La terca y fría hora
Que el pueblo ató a su mano
Para que floreciera
La lucha de Luciano.
Vuelve en hueso, en frío, en un caballo,
En un beso, en una quemadura.
Es de acero, de aire, de ceniza, y,
Todo despierto, viene a seguir.
¿quién le amarra sobre el mapa?
¿quién destroza su retrato?
¿quién silencia su palabra?
Luciano al regresar
Se descerraja en luz,
Destapa la verdad,
Revienta con su mano los alambres del temor,
Respira en cada boca para la revolución.
Vuelve armado de agua y viento,
A velar los sueños vuestros,
A encender los sueños muertos.
¡ábranle!
¡ábranle!
¡ábranle ya!
Al paso de Luciano hay pueblo innumerable
Y una mujer desgarra su nombre desde lo alto.
La oscura ceremonia de la muerte le lleva
Como sombra en la sombra del rito funerario,
El rito que le alumbra,
Que el pueblo ató a su mano,
Para que floreciera
La lucha de Luciano.

Homenaje a un querido compañero, estudiante y amigo.Y a la memoria de su amante, Martinne Hugues Jouet, francesa, compañera, colega y amiga, quien se suicidó poco dias después, el 9 de agosto, dejando ua carta en la que, entre otras cosas, decia:

“Que la imagen de Luciano nunca se transforme en aval para una burocratización del partido y de las ideas revolucionarias. La imagen deLuciano no es sólo un ejemplo de lucha. Es también y fundamentalmente una cierta manera de concebir esta lucha. Todos ustedes tienen estas responsabilidad: no permitir que Luciano se transforme en un mito que traicione sus ideas.
“Ustedes que lo conocieron tanto, saben que su grandeza se expresaba
en la grandeza de lo cotidiano”.

Asi sea, Martinne.
Marta Zabaleta
Londres, 2013

At 8:52 p.m., Blogger Marta Raquel Zabaleta said…
Si, Diana. Aunque como bien decía mi papá, los duelos se llevan dentro de una/o, no en las vestimentas de luto.
Por gente como Luciano y Martine sigo con la msima profesion y por el mismo camino que empecé cuando el Che era Ministro de Industria, creo, en Cuba( 1961) .Pero siempre le critiqué que no se ocupuba de los problemas especificamente femeninos, y asi decidi asumir yo esa lucha. En eso estoy.todavia, y con ello alumbro mi existencia de hojalata. Te abrazo fuerte,
Marta
Advertisements

El Exilio, una cultura. Una forma de vivir, una forma de morir?

El Exilio, una cultura. Una forma de vivir, una forma de morir?

Quiero dar rienda suelta a pensamientos y sentimientos, así como a sensaciones y percepciones que aunque subjetivas, tienensu raíz en una experiencia personal que se arrastra por más de cuatro décadas. 

Aunque he sobrevivido a dos dictaduras en Latinoamérica, la de 1973 acá en Chile, y la de 1976 en Argentina, y he vivido dos etapas de exilio muy diferentes entre sí, como pueden serlo la experiencia en Buenos Aires y la  que viví por corto tiempo en Suecia, puede decirse que mi experiencia de exilio la he vivido en este país.

No hablo del tan manoseado tópico acerca del “ exilio interno“, que pienso se origina en la no participación en el proceso político, social, económico, cultural que se da en Chile. Secuela de cuarenta años de derrotas de un proyecto que era el sentido de nuestra existencia.

 

La justificación para estar vivos. 

Todos quienes bordeaban los 20 y tantos años al momento del golpe de estado en Chile en 1973, aquellos provenientes de las filas de la izquierda militante, muchos que fueron militantes de un movimiento que contaba con nueve años de existencia, aquellos estudiantes secundarios transformados en presos políticos, torturados y estigmatizados, son quienes hoy en día observan perplejos esta nuestra realidad, donde no se encaja, que nos es ajena.

Chile y sus militantes, ex militantes, simpatizantes, aspirantes, no tiene coherencia con la realidad actual.

Estas reflexiones-nostalgias pueden extenderse hasta el infinito…

 

 

Es de los chilenos que salieron y no han retornado, ni lo harán, de quienes quiero saber, conocer. No solo de aquellos que han mantenido un proyecto y una perspectiva similar a la que sostenían y adherían cuando luchaban y participaban en la patria . Todos los miembros de este conglomerado, mal llamado Región XIV ,casi como una ironía, somos parte constitutiva de una gran tela de araña, invisible y muy extensa, que une a muy diferentes personas, de edades ,actividades ,actitudes ,formación, geografía e historias, etnias, genero, proveniencia y adscripción social, e incluso lenguajes maternos propios y distintos.

Hoy, en este inicio de siglo, nos es posible navegar por estos ríos que abarcan naciones, países, continentes. Podemos, algunos, abordar un avión y reunirnos o  escuchar a través del éter al ser amado aunque nunca acariciado; o recibir imágenes y voces de criaturas que son carne de nuestra carne, pero jamás podremos abrazar. Y recibir de pronto por Internet la imagen de aquel que perdiste hace treinta años; o los poemas y pensamientos de jóvenes que apenas saben donde está Chile…Primera, Segunda y también Tercera generación de seres humanos profundamente perturbados por cambios que no eligieron, que aún no comprenden, que aún son dolores crónicos  no sanados, soterrados, inconscientes a menudo.

Esto es lo que denomino” cultura del exilio“. Lo observo objetivamente y espero, científicamente, con las herramientas de la antropología y otras ciencias sociales, con los métodos y análisis de mi percepción de la realidad, fundamentada en saberes, esperiencias y la metodología de la antropología virtual

Este” estudio“, ( cómo estudiar nuestro propio ombligo!) pienso debe ser un acto colectivo de reflexión, de intercambio, de aportes, de apertura. Desde los niños “cabezas negras” de los países nórdicos a los chilenos-kiwis de Nueva Zelanda; los doctores en disciplinas varias de México, Canadá, los impulsivos y luchadores de los Países Bajos y los solidarios de Suiza, Bélgica y Mozambique

Venezuela, Argentina, Australia, Cuba,Nicaragua, Gran Bretaña y Francia, la Alemania de hoy y el África, todos son pueblos que acogieron y aún albergan a esa parte de nuestro ser que son los exiliados.

No puedo más que escribir nombres de países desde los cuales recibo permanente retroalimentación. Cada uno de nosotros debe añadir lugares y aromas, ciudades y gentes que hoy integran su realidad.

Eso propongo, compañeros. Porque eso somos. Compañeros y hermanos en un largo camino recorrido y uno igualmente largo por caminar. Con las piernas de los hijos, hijas y nietos, que nos sobrevivirán y que quizás, solo quizás, quieran construir un proyecto similar al que entregamos nuestra juventud, madurez y ancianidad.

Nuestra identidad es fundamental para entender lo que sucedió. Para comprender este nuestro presente, multidiverso y complejo, y para intentar visualizar un futuro que responda a nuestros sueños.

A cada uno que alcance estas líneas, entrego mi permanente recuerdo, amor y fraternidad, y la certeza de que somos y hemos sido importantes en el conjunto de sucesos que marcaron los finales del siglo XX.

Un abrazo fraterno.

Adriana Goñi

Lic. Antropología U.Ch.

Generación 70-80

Abril 2006

 

 

Programa El Informante. TVN 24 hrs dedicado al ex director de la DINA.

Juana Pizarro
Todos los torturadores segun Perez de Arce, son de buenas familias y muy educados; bueno los Udi y RN tambien son del mismo grupo, que coincidencia!!!. Cuando vi la arrestacion del Mamo, senti muchisima ira. Un hombre mal educado que no tenia nada de buena familia. Cuando detuvieron a mi esposo el 18 de septiembre del ’73 un poco mas de las 21 horas, deban la teleserie Los hermanos Corajes (como olvidalo), entraron a mi casa un grupo de militares con metralleta en mano; no pude pararme de mi asiento porque cuando lo quise hacer un de los milicos me apunto y me dijo: no se mueva  o si no disparo....las mujeres del Mamo salieron todas corriendo y gritando, insultando y amenazando; nosotras las mujeres de los que iba abuscar a nuestras casas no tuvimos el privilegio de detenciones televisadas y con escandalo. Que diferencia!!! y por tanto eramos de buenas familias y con mucha educacion, claro que difernte, educaciones con respeto valores y principios, que solo queriamos lo que Allende queria y fuimos duramente castigados…socializar nuestras riquezas y dar salud y educacion gratuita… Ironia!!! lo mismo que se quiere hacer en este momento y que los : “educados y de buenas familias” tratan de boicotear exactamente como lo hicieron en el tiempo de Allende, con la difrencia que no podran dar un golpe de Estado y que los tienen revolcandose como diablos en agua bendita
El Pelao van Yurick y la Barbara Uribe

Nosotros, los jóvenes de los 70. Resistentes y Resilientes

Nosotros, los jóvenes de los 70

La Barbara Uribe y el Edwin Van Yurick- el Pelao, hermano del Cristian – el Flaco, y la Eugenia – la Flaca , Enrique y yo eramos un grupo desigual. 

Los 119 en frontis U Chile 30 Años

Los 119 en frontis U Chile 30 Años

Ellos eran los más jóvenes y nosotros los ancianos de 29 años. La Barbara y el Edwin esperaban su primer hijo; El Flaco y la Flaca tenían a la Panchi, de algo así como un año y medio; entre Enrique y yo juntabamos ocho hijos, (los tuyo y los míos,) los más grandes de 10 años y los menores, la Carolita  de cinco y el Harolito, de casi tres.

Pedro Pablo,Cristian V.,Cristian John;Monita,Jessica John;Carola,Harold, Juan José y yo. Octubre 1973

Pedro Pablo,Cristian V.,Cristian John;Monita,Jessica John;Carola,Harold, Juan José y yo. Octubre 1973

Estudiabamos en la Chile, en Antropología nosotros dos y Cristian. No recuerdo qué o donde estudiaban los cabros más jóvenes, pero si busco en Intenet, en las páginas donde aparecen los presos políticos torturados y las mujeres desaparecidas embarazadas lo encontraré.

El Pelao van Yurick y la Barbara Uribe

Eramos estudiantes, trabajadores y padres-madres .

Enrique entró a la Universidad mediante el programa PST,promoción superior para los trabajadores, o algo así, que permitió, durante la Unidad Popular, acceder a estudios superiores a quienes trabajaban.Cristian Van Yurick (creo venía de la U de Concepción…tengo que preguntarle, porque él sobrevivió al horror y hoy vive en Suecia con cinco maravillosos hijos y la Panchita que creo vive en Londres…).La Flaca estudiaba Historia, en el Pedagógico, como nosotros.

Tantas veces nos reunimos en casa de los padres de Cristian y Edwin, en largas tardes de conversas y onces que doña Ruth, diligente y orgullosa de sus pollos preparaba conhtenta. Don Pancho, padre anciano, nos miraba sonriente…

Se me estruja el corazón al recordar a la señora Ruth en los tiempos en que buscaba a su hijo menor y a Barbara, su nuera, con Cristian preso y ferozmente torturado. Allí la agarró el cáncer, la maldición de nosotros, que transformamos el dolor y la pérdida en muerte lenta.La voz de la Ruth en Detención de Edwin Van Yurick Altamirano y su esposa Bárbara Uribe Tamblay.

La Voz de la Ruth

Testimonio de su madre Ruth Altamirano Herarnets.

Detención de Edwin: ‘El 10 de julio de 1974, es visto por última vez por su hermano Cristian, a las 12:30 horas, desde un microbús en el sector Irarrázaval con Pedro de Valdivia. El 12 de julio, a la 1:00 de la madrugada, llegaron hasta nuestro domicilio ubicado en Cirujano Videla 1504 en Ñuñoa, cinco o seis personas vestidas de civil que se negaron a identificarse y que se movilizaban en una camioneta. Nos manifestaron que ellos habían detenido a mi hijo Cristian, a Edwin y a mi hija (nuera, Bárbara) y que no podían informar el lugar donde se encontraban. El 16 de julio esas mismas personas llevaron a mi hijo Cristian a mi casa, para que visitara a su hijita de pocos meses de edad. Le pregunté quiénes eran las personas que lo acompañaban, me contestó que ‘Osvaldo Romo es el único que identifico del grupo’. Este individuo me dijo que él había detenido a Edwin y a Bárbara, y que podíamos ir a visitarlo al presidio de ‘Tres Álamos’. Fuimos al lugar indicado, con resultados negativos. El comandante del campo nos indicó que no estaban. Con posterioridad fuimos nuevamente visitados por estas personas, acompañados de mi hijo Cristian. En esa ocasión le manifestamos a Romo por qué nos había hecho ir a ‘Tres Álamos’, en circunstancias que no estaban allá nuestros seres queridos. Nos expresó que ‘debíamos ir primero al Secretariado cuando las personas se encontraban efectivamente con visitas en ese recinto’.

Detención de Bárbara: El 10 de julio de 1974, a las 20:00 horas, llegó hasta nuestro domicilio un individuo que dijo llamarse ‘Tintín’, quien tocó el timbre de la casa y preguntó por Bárbara diciendo que traía un mensaje de mi hijo para ella. Se le invitó a pasar al interior de la casa, pero no aceptó aduciendo que ‘estoy apurado y se trata de una cosa muy corta’.

‘Tintín’ era acompañado por otras personas de civil que esperaban en una camioneta. Tres o cuatro de ellos se ubicaron frente a la casa.

Mi nuera Bárbara, interesada por saber de su esposo, salió al antejardín y desde allí fue obligada a introducirse en la camioneta, donde se introdujeron también todos estos individuos ya señalados.

El 12 de julio, dos días después de la desaparición de Bárbara, a las 3:00 de la madrugada, llegaron hasta la ‘Phototeca’ ubicada en Mac Iver al llegar a Santo Domingo, Santiago, donde mi nuera cumplía funciones de secretaria, un grupo de diez a quince personas de civil, que portaban armas de fuego, irrumpieron en el inmueble procediendo a allanarlo. Entre estas, personas desconocidas, que no se identificaron, se encontraba Bárbara a la cual increpaban e insultaban continuamente. Ella fue reconocida por el mayordomo de la oficina que pernoctaba en el lugar.

En los primeros días de la detención, mi hijo estuvo con su hermano Edwin en la casa de interrogatorio ubicada en calle Londres Nº 38. Posteriormente, Cristian fue trasladado al campamento de detenidos de Ritoque, ubicado en la provincia de Valparaíso, donde podemos visitarlo regularmente. No tenemos mayores antecedentes y noticias de Edwin.

Por nuestra ascendencia inglesa recurrimos a la embajada de Gran Bretaña, a objeto de que interpusiera sus oficios ante el gobierno de Chile. Copio a continuación el texto del oficio 13947, de fecha 18 de agosto de 1974, del Ministerio de Relaciones Exteriores en que da respuesta a su requerimiento: ‘El Ministerio de Relaciones Exteriores saluda muy atte. a la Embajada de Su Majestad Británica y tiene el honor de referirse a nota Nº 18/2 del mes en curso relativa a los señores Cristian Van Yurick, Edwin Van Yurick y su esposa Bárbara Uribe, mediante la cual expresó el deseo de sus parientes y de la Embajada, de tener conocimiento del paradero y su estado de salud.

Al respecto este Ministerio puede informar que consultadas las Autoridades Chilenas competentes, han manifestado que las personas antes mencionadas se encuentran con arresto preventivo para su debida investigación, y su estado de salud, es perfectamente normal.

Respecto a su paradero, no ha sido dado a conocer aún.

El Ministerio de Relaciones Exteriores aprovecha la oportunidad de reiterar a la Embajada de Su Majestad Británica las seguridades de su más alta y distinguida consideración. Santiago, agosto de 1974.- Hay una firma’.

Naturalmente la llegada de esta nota renovó mis esperanzas de conocer la situación de mis hijos y de mi nuera. Hasta pensé que en breve los podría ver. Sin embargo, han pasado los meses y la situación se mantiene. Edwin y Bárbara continúan desaparecidos y sobre ellos se mantienen las negativas para informarme dónde están; sólo Cristian ha sido ubicado como ya dije. Hace seis meses que lo visito en Ritoque. Mi hijo Edwin tenía 22 años de edad al momento de la detención y su esposa Bárbara también. Ambos eran muy felices’.

Pasó el tiempo y Cristian pudo venir a Chile…conocí a dos de sus hijos sueco-chilenos, a quienes luego vi en Gotemburgo como hermosos adolescentes.

Cristian, Vanja y Edwin en Chile

En aquellos tiempos como estudiantes jóvenes nos organizabamos en Centros de Alumnos, en frentes de estudiantes, en agrupaciones culturales, en partidos políticos, y todos militabamos en el MIR. Yo había ganado la presidencia del Centro de Alumnos de Antropología después de una campaña en la que Enrique y Cristian fueron activos promotores. lástima que no recuerdo quienes fueron mis oponentes, pero sí recuerdo a algunos compañeros de la escuela que marcaron en ese entonces presencia de forma importante. Cómo olvidar al Flowers!!! El Roberto Flores, de la JS, a quien decíamos el Pituto, siempre moviendose con un viejo maletín acudiendo a presentar innumerables reclamos ante don Mario Orellana, nuestro eterno director , Roberto, eficiente organizador de todas nuestras actividades.

El Flowers aún debe estar enojado conmigo porque abandoné el núcleo de la JS donde ambos militabamos para irme al MIR y con ello el Centro de Alumnos que el presidió pasó a manos mías y de mi nuevo partido. Roberto que se exilió en Perú y que tuvo un bello hijo rubio, él, que era el más moreno y mechas tiesas de la escuela.

Hoy está perdido en esta memoria que intento reconstruir.

Esos días están poblados de rostros en blanco y negro, siempre veinteañeros, siempre guapos y llenos de vida en los retratos que portan en el pecho sus madres, esposas,hijas, hermanas.

El Chanfró marcha en las calles

El Chanfró marcha en las calles

Cómo olvidar al más guapo de todos, al Chanfró de Filosofía! Alfonso Chanfreau, casado con la Erika Hennings y padre de la Natalia, con su mechón caído, con sus gestos apasionados en las asambleas de la facultad, y en los patios, donde nos hipnotizaba a todos, o en el casino al mediodía, cuando ponía en el plato de la Carolita un poco de su almuerzo…Claro, en esos días llevabamos a los críos con nosotras a clase, donde muy quietos dibujaban y otras daban de mamar a las guaguas en un acto tan natural y aceptado como el respirar.Mi hija aprendió a caminar en las trincheras de los arqueólogos y en los patios del pedagógico…y hoy hace dos años que tomó el cielo por asalto. Tambien se nos fue el Cristian John,hijo de Enrique y la Mónica- que escribió acerca de las mujeres exiliadas en Suecia, uno de los ocho que criabamos juntos.

Por esos patios pasaba apurado el pelao Carmona, padre de la Alejandra, que era nuestra mascota; a quien atendíamos felices cuando lo operaron del corazón…Ay, Pelao, te acribillaron a balazos y nos dejaste con gusto a sangre a la Lucía y a tu hija, la Eva, que resultó tambien antropóloga, que un día me dijo, ahora, hace poco, que no había podido nombrar a sus hijos con los nombres de sus padres: Lucía y Agusto, nombres cargados de oprobio para siempre.

Pelao Carmona y Lucía Sepulveda

Pelao Carmona y Lucía Sepulveda

Cruzan en ráfagas las imágenes de aquel tiempo que un maldito once fragmentó en mil vidas dispersas, asesinadas, exiliadas, tranterradas,desaparecidas, de 119 de Nosotros ,  “que fuimos parte de la generación de los años 70. O los que resistimos a la dictadura.Nosotros , en fin,somos los latinoamericanos que tuvimos entonces sobre nuestras cabezas el vuelo amenazante de la Operación Condor. Nosotros somos tambien, simplemente, los seres humanos”, como lo expresa la Lucía Sepulveda, compañera del pelao Carmona…*

Los nuestros fueron tiempos inocentes dentro de todo,  tiempos de cara a cara, sin redes sociales, sin celulares, sin Internet, cuando estar juntos era una fiesta de ideas, proyectos, solidaridad y creatividad, cuando veíamos la construcción de un mundo nuevo al alcance de la mano y los fantasmas de la DINA, del Comando Conjunto, de la CNI, de la tortura  no figuraban ni en nuestras pesadillas, porque era un mundo donde a quienes masacraban estaban en Viet Nam y los torturadores eran de otro continente; la tortura la conocíamos en los libros aderca de Africa y nuestra lucha era legitimada por una democracia que sí nos castigaba, pero en el marco de la Ley.

Hoy somos abuelos; casi todos y todas, menos el Pelao Van Yurick y la Barbara Uribe detenidos, desaparecidos, torturados, asesinados; menos el Chanfró, que desapareció en Colonia Dignidad y el pelao Carmona, acribillado en la calle. (pero no, ellos tambien son abuelos, del Víctor y el Emilio, de los niños  de la Eva el Victor, la Daniela,el Mauricio y la Natalia, que los tendran vivos por siempre, como todos nosotros)

Cristian Van Yurick y Adriana, La Reina,enero 2010

Cristian Van Yurick y Adriana, La Reina,enero 2010

Hacer la memoria propia es tan doloroso que lo evitamos durante décadas.

En estos días de luchas juveniles, de jóvenes des-.memoriados en busca de identidad y sentido, de calles repletas de gritos, bailes,murgas y represión, de escuelas y facultades en toma, de búsqueda de nuevos caminos para construir ese mundo que un día creímos tan a la mano, es imperativo que nosotros y nosotras, viejos ya históricos, volquemos nuestras experiencias, nuestras vivencias, saberes y errores en una  memoria contingente de un pasado nunca pasado que aporte a sus luchas desde la dignidad de combatientes que fuimos contra la dictadura y la pos dictadura que intentó borrarnos de la Historia.Mujeres MIR casa Lucia 2014la Historia.

Acá estamos, somos lxs mismxs. Presentes, ahora y siempre.

Para ustedes, Fernanda, Omar,Darwin, Jose Miguel, Manuel, Luciano, Rodrigo amigos,compañeros  y relevos.

Para ustedes, mis semillas, Sebastian, Vicente,Nicolás; Bea, Juan Pablo y Matilda; Jose J, Paula y Manuela;Amanda, Antonia y Tomás y para los hijos de sus hijas e hijas…

Adriana Goñi.

* 119 de Nosotros.Lucía Sepúlveda Ruiz,LOM,2005

Relacionado

La Barbara y el Edwin

Adriana Goñi. Community Manager contra el olvido

Adriana Goñi. Community manager contra el olvido

Apropiándose de las nuevas tecnologías, difunde e intermedia información, posicionando una antropología del mundo virtual, donde habita el sujeto de su quehacer y sus investigaciones. Son los familiares afectados por la represión de la dictadura militar, sus hijos y nietos. A 40 años del golpe militar, las tres generaciones que actualmente coexisten dentro y fuera de Chile; un esfuerzo más para recuperar la memoria reciente y visibilizar a los protagonistas de una comunidad que muchos quisieran  dejar en el olvido y entre las ruinas de un pasado que también es presente. Por Myriam Carmen Pinto.

Ha hecho su centro de atención principal a los hijos y nietos descendientes de las familias afectadas, a consecuencias de la represión ejercida durante el periodo de la dictadura militar del general Pinochet. Los familiares de quienes en algún momento de los casi 20 años de régimen militar, fueron presos políticos, refugiados, ejecutados, detenidos desaparecidos, torturados, exiliados, retornados, doblemente exiliados, exonerados, fugados, clandestinos, condenados a penas de extrañamientos. Suman y siguen, los muertos y heridos de las protestas masivas, las viudas y los viudos, hermanos, sobrinos, primos y tíos.

A 40 años de los hechos, están repartidos en Chile y en los más diversos rincones del mundo. Los que residen en el exterior vienen a Chile, pero sienten que no son de aquí, ni de allá, no obstante, se mantienen vinculados, a través de sus lazos familiares, sus vivencias comunes entre sí, y su cultura contestaria, que les brota y emerge siempre en lo que hacen, piensan y publican en blog, páginas web y redes sociales (relatos, poesías, cuentos, fotografías, tesis de estudios, vídeos, expresiones artísticas y testimonios).

Es una comunidad que en su conjunto da cuenta la presencia de un pasado  presente. En conjunto superan los intentos y ejercicios de la buena o mala memoria para olvidar que recae sobre ellos.

Multiplicando canales de acceso hacia ellos, su encuentro y búsquedas, Adriana Goñi, cruza laspáginas de estos jóvenes con las que ella ha creado. Lo mismo hace entre las listas de correos, y e-groups.

Algunos de sus sitios son las “Memorias preñadas de futuro”, “Hijos de la memoria”,  “Diáspora política chilena”, “Memoria urgente”. En facebook, también hay grupos y páginas similares.

Enlazados unos con otros, cruzan e intercambian experiencias e información; una suerte de una gran telaraña virtual por la memoria y la promoción y defensa de los derechos humanos. Entre ellos, se comunican a través de estas nuevas tecnologias de información y comunicaciones, (Tics),  colocándolas a su servicio para apoyarse mutuamente y relacionarse entre sí.

Una de estas redes de mail, administrada desde Chile, reúne a cerca de 900 personas residentes en diferentes países. Los que están fuera de Chile, mayoritariamente, no hablan muy bien el castellano, pero si manejan a la perfección la jerga chilena.

Una breve revisión de sus páginas evidencia que entre ellos se tratan como si fuesen hermanos.  También sobresale el valor de la solidaridad y un sino de humor negro, que a veces solo ellos comprenden porque forma parte de la cultura de muerte que los ha perseguido sin posibilidades de dejarla a un lado, ni menos olvidar. A modo de ejemplo, hay un grupo que se hace llamar “Los Guachos” y otro “El Kabezanegra, pa los sudacas en Suecia”. Se organizan en asociaciones culturales, grupos deportivos y artísticos, que se activan en el marco de fechas conmemorativas. Organizan fondas, peñas  y actividades solidarias para con Chile ante catástrofes o causas político sociales.

No se sabe cuantos son. En los años 90 se decía que prácticamente un millón de chilenos había salido de Chile a partir del año 1973.

Vinculada con ellos de manera virtual y o presencial, Adriana conoce sus vivencias, secretos y milagros. Cuando vienen a Chile se reune con ellos, participa de sus actividades. Van a los cementerios, camposantos, museos y sitios de la memoria. Visitan universidades y participan en talleres y jornadas que ella organiza para brindarles información y los contactos necesarios que requieren para moverse en un país que prácticamente desconocen.

Quizás por ello le dicen “Big Mama” o “Adriana Spam”. Esto último, a raíz de sus envíos de información a las casillas  y listas de correos, los que  distribuía en sus inicios con una abundancia excesiva.

“El olvido está lleno de memoria” (1)

Una vez recuperada la democracia, Adriana Goñi, viaja a Suecia, a propósito de una investigación, cuyo sujeto de estudio era el grupo de mapuche exiliados en dicho país. Tomando contacto con las comunidades de chilenos dimensiona en su totalidad el exilio chileno, sus alcances y repercusiones entre las nuevas generaciones; los hijos que hasta ese entonces no estaban  incorporados en ningún estudio.

Compartiendo con ellos observa continuidades y cambios culturales. Han contraido matrimonios con gringas y o gringos, surgiendo lo que denominan “pareja mixta”, cuyos hijos se tornan algo así como miti-mota; ósea mitad chilenos – mitad extranjeros.

También constata sus ritos, costumbres, tradiciones y una estética propia de lo chileno. Es  una comunidad que lleva como sello una historia común asociada a la derrota del gobierno de la Unidad Popular.  Tanto es así que quienes se han logrado reconstruir responden a una clave que tiene que ver en cómo han sobrellevado dicha vivencia, reconociendo que hay muchos que se quedaron como si el tiempo se hubiese congelado.

En 2003, con ocasión de los 30 años del golpe de Estado, Adriana fue invitada a incorporarse al Centro de Estudios de Memoria y Derechos Humanos, una iniciativa en formación  que impulsaban entonces losacadémicos del Departamento de Antropología de la Universidad  Academia de Humanismo Cristiano.

En este contexto, da curso a su proyecto, “Hijos de la Memoria Chile”, continuándolo sobre la marcha como investigadora independiente. La han alentado distintas instancias académicas y de derechos humanos no institucionales.

Y es que no ha sido nada de fácil. Si bien es necesario reconocer que ha habido una eclosión y apertura de nuevos espacios y reencuentros, lo cierto este no es un tema país por lo que no tienen apoyo, ni fondos por parte del Estado, ni de cualquier otro origen.

Adriana Goñi, expresa que la memoria está enquistada en los sectores afectados, y no impregna a la sociedad en su conjunto.

Antropología de la memoria

Si hay alguien a quien le ha tocado vivir todo a destiempo, sin duda alguna,  todos los indicadores apuntarían de inmediato hacia ella.

Fue madre a los 18 años, a los 23 años tenía cuatro hijos, a los 24 años completaba sus estudios secundarios que había abandonado para casarse.

Desde los turbulentos años setenta hasta los interminables transicionales de los noventa fue alumna de la Universidad de Chile. Es Licenciada en Antropología/arquelogía.

Iba a la universidad, a las reuniones, y a excavar con sus hijos. Trabajaba cumpliendo tareas como asistente ad-honorem en la sección Arqueología del Museo Nacional de Historia Natural, que acogía a estudiantes y aficionados, sin distinción alguna, haciéndolos partícipes de sus trabajos en terreno, las reflexiones, debates e intercambios de experiencias y saberes.

Entre sus experiencias de terreno  y viajes destaca el que realiza a Isla de Pascua, publicando, a su regreso, una investigación  acerca de las migraciones hacia el continente; su primer y más permanente amor temático.

Fue la dra. Grete Mostny,  quien la empuja a ingresar a la universidad y formalizar sus prácticas y experiencias.

Al paso de los años, los destiempos siguen moldeando su trayectoria. A los 45 años era abuela y, apenas se empinaba en los 60 años, contaba a sus doce nietos, quienes ocupan gran parte de sus energías, al igual que Carlos Marx, su gato, según dice, su mejor marido.

Se ha casado cuatro veces, separándose del padre de sus cuatro hijos, su primer marido, cuando tenía menos de 30 años. Al paso de los años, cansada de tantos nuevos comenzares, decide seguir sola, arrancarse su corazón, eligiendo la soledad como compañía; aunque casi nunca lo está.

Ha hecho de su vida un andar libre y de renacer nueva cada día.

Siendo adolescente en los años 60, la revolución cubana, la revolución en libertad y la de las flores renuevan en ella su espíritu libertario y revolucionario. En los años 70, adhiere a la utopía del socialismo vía democrática de la Unidad Popular, que encabeza el presidente Salvador Allende, haciendo suya la lucha por la justicia social y la igualdad.

Durante la Unidad Popular, sufre en carne propia las primeras tensiones y procesos de radicalización de la sociedad.  Su primer marido,  dueño de una tienda de repuestos de automóviles y de un viejo camión de reparto de parafina, se integraba al histórico paro de los camioneros de 1972 mientras ella  militaba en las filas de la juventud socialista. Era presidenta del centro de alumnos de la carrera de Antropología de la Universidad de Chile.

A mediados de 1972, convencida de que la única salida a los problemas que enfrentaba el gobierno del presidente Salvador Allende era radicar el poder popular en el pueblo, ingresa al Movimiento de Izquierda Revolucionario, MIR, donde la pilla el golpe militar.

Los efectos se hacen sentir de inmediato. La expulsan de la universidad, la dejan con arresto domiciliario, allanan su casa en múltiples ocasiones, y maltratan a sus hijos. Finalmente, sale al exilio, reuniéndose con su pareja, quién se había asilado en la embajada de Argentina, en septiembre de 1973, tras ser buscado afanosamente por las fuerzas de seguridad en su calidad de interventor de un fundo. Era funcionario de la Corporación de Reforma Agraria, CORA.

En Buenos Aires, cuando se les deja caer encima la dictadura militar transandina, regresa a Chile, sola con sus cuatro hijos.

Nuevamente empieza todo de nuevo. Vuelve a la universidad, retoma sus estudios, se vuelve a casar, y vuelve a fracasar.

Lo que sigue a continuación es una serie de quiebres que la llevan a vivir todo a medias. Sin nunca llorar, ni gritar, dejaba botado lo que empezaba.

Su casa parecía una morgue, y aún no sabe cómo ello afectó a sus hijos. En su lugar de trabajo, en su casa,  tapizó las murallas con las fotos y recortes de prensa de sus compañeros asesinados durante la resistencia en los años 80 y 90. En las paredes, también, pegaba afiches que exhibían la expresión gráfica de la sangre derramada, la paloma prisionera entre alambres de púas; un eterno y angustioso luto en un país que llamaba la atención y empezaba a reconocerse por sus éxitos macroeconómicos y modernidad.

Proviene de una familia de la clase política muy acomodada. Su padre fue uno de los fundadores de la falange Demócrata Cristiana y director del diario La Nación en el gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva.

A pesar de contar con el respaldo de su familia, necesario, pero no suficiente, ha vivido permanentemente en búsquedas de los medios que le permitan salir adelante. Para enfrentar problemas económicos ha hecho botones de greda, y artesanías en lana de Chiloé. En ese entonces, las puertas del mundo público estaban cerradas y los proyectos que lograba, en una y otra organización no gubernamental, tenían siempre fecha de término.

Así es como ha vivido mil vidas juntas y a la vez. Lo tenía todo, pero rompe con todo. Se había propuesto caminar sola, y dar curso a sus inquietudes sociales y políticas.

Mojón de acequia urbana

En los años de la dictadura se hace parte activa del movimiento social. Participa en trincheras académicas, estudiantiles, culturales de reflexión y formación política. También forma parte del movimiento por la denuncia y defensa de los derechos humanos y sus colectivos y agrupaciones. Una vez recuperada la democracia  integra la Comisión Etica Contra la Tortura, y se vincula con diversas organizaciones, entre ellas de ex presos políticos, grupos de mujeres, centros culturales, vecinales y comunales.

En un incansable activismo político, social y cultural por el retorno de la democracia, asistía a  reuniones, pegaba afiches en las calles, hacía puntos de contacto, pero no militaba en ningún partido político. Había optado ser una militante de la vida. Y así sigue hasta los días de hoy, participando en  grupos que trabajan por la recuperación de la memoria.

Venciendo el shock postraumático con terapias, nueve años de psicoanálisis y medicamentos, su cuerpo le  ha pasado la cuenta con una  fibromialgia, que padece desde hace un par de años. Esto la ha aquietado en su casa, pero la ha hecho más activa en su quehacer cibernauta, incluyendo la apertura de grupos y redes de grupos de pacientes que padecen lo mismo.

Con un psicólogo clínico formó la Asociación de Fibromiálgicos Sobrevivientes de la Dictadura. Recopila y difunde información y materiales de apoyo. Desarrollando estas actividades, informa los resultados de un estudio del caso chileno, realizado en España, concluyendo que un 68% de los familiares violentados en sus derechos, durante la dictadura militar de Pinochet, sufren esta enfermedad. Al respecto, dice que es un mal que  se potencia producto de las penas y dolores del alma.

Hoy por hoy, también forma parte de la Asociación Gremial Industria Creativa Chile, de la que es socia fundadora y miembro de su directorio. Además de participar en actividades de investigación y extensión académica, imparte charlas, talleres y foros universitarios.

A la hora de concluir su historia de vida, se define como un “mojón de acequia”,  los que siempre salen a flote, a pesar de las turbulencias de las aguas. Dice que ha logrado ser ella, sin hundirse, ni dejarse morir.  En estos años, la enfermedad que padece su única hija, la revuelca, aún más, en toda ella, pero como lo ha hecho siempre, sigue buscando caminos de salidas.

Y como en la ciudad no hay acequias, entonces, continúa, dándose vueltas sobre el agua que corre, fluye y transcurre.

Es su rueda del día a día. Así y todo, no ha dejado de participar y seguir la ruta de su camino ya trazado. Es una mujer proactiva, empoderada, y plenamente vigente en los esfuerzos y aportes a la construcción de la identidad y la memoria de su generación y las venideras. Adriana Goñi, también tiene una o más de estas identidades en su ADN.

Por Myriam Carmen Pinto. Zurdos no diestros (serie). Historias humanas de humanos demasiados humanos.

1.      Mario Benedetti.

Fotografías: Älbum Adriana Goñi. Con ex presos políticos, Angel Parra y Julio Peña, año 2005; con mujeres miristas de su generación. Cineasta Carmen Castillo, última pareja de Miguel Enríquez, exiliada, residente en Francia; Funeral Gladys Marín; Manifestación frontis Universidad de Chile a los 30 años de la Lista de los 119 detenidos desaparecidos en Argentina, año 2005; Con la psiquiatra Laura Moya, octogenaria luchadora de la memoria y los derechos humanos, en la inauguración exposición de xilografías del artista Bernardo de Castro Saavedra, hijo de detenido desaparecido  en Casa memoria, José Domingo Cañas 1367.

Santiago, enero 2013

119 de nosotros en Los 119 de Cristian Kirby.

Kirby, Cristian

119-lugares-350Los 119 de Cristian Kirby. Fotografía y desaparición

http://www.fotoespacio.cl/comunidad/index.php/portafolios/contemporaneos/item/276-kirby-cristian.html

Las fotografías de Cristian Kirby se sostienen sobre un gesto singular: el de poner en relación los rostros de los desaparecidos con los espacios urbanos en los que fueron secuestrados por la maquinaria represiva del Estado militar. Entroncan directamente, por tanto, con un proyecto fotográfico anterior, Lugares de desaparición, en el que Kirby presentaba las imágenes de aquellos espacios urbanos que en los que algunos detenidos-desaparecidos habían sido capturados por la DINA. En esas imágenes, la ciudad actual aparecía, a la vez, como un espacio de indiferencia, lamido por las políticas institucionales de olvido, y como un espacio potencial para la inscripción de un recuerdo disruptivo. El recorte fotográfico de espacios cotidianos, su aislamiento y diferenciación del continuo urbano, producía una suerte de desautomatización de la mirada: en esa parada de micro, en ese portal, en ese parque, late una historia de violencia que la velocidad y la degradación de la urbe neoliberal ha vuelto ininteligible. Pero, en sí, las fotografías actuaban como un agujero: como una representación del vacío de sentido al que aboca la desaparición forzada.

La serie sobre los 119 continúa esa línea de trabajo, aunque desde una concepción visual y estética muy diferente: sobre el rostro de los desaparecidos se proyectan fragmentos del mapa de Santiago y de listados de sus calles. De nuevo se vincula visualmente la desaparición a la geografía urbana, como si la aceleración de la ciudad y su carácter indiferenciador constituyeran una segunda forma de desaparición que estos retratos pretenden conjurar. En cualquier caso, las fotografías combinan lo abstracto de la representación cartográfica con los rostros mucho más concretos de los desaparecidos. Más que eso, ponen en tensión las líneas rectas y ordenadas del mapa santiaguino con la superficie porosa, deteriorada y agujereada de las fotografías de los desaparecidos (viejas fotos de los años 70) que le sirven de base. Esa tensión parece subrayar visualmente el carácter precario del lenguaje (visual, verbal, poco importa….) con el que tratan de abordarse los efectos de la desaparición. De ese modo, Kirby subraya visualmente los agujeros y las lagunas de la representación. Tornando el rostro de los desaparecidos en una imagen horadada y fragmentada, traza la relación entre las heridas del cuerpo y las del sentido. Así, construye unas fotografías que, más que confortarnos ente la restitución de lo perdido, tratan de dejarnos suspendidos ante la catástrofe del sentido que supone la práctica masiva de la desaparición. Y lo hacen, además, poniendo en primer plano la materialidad del objeto fotográfico, en perfecta contracorriente con respecto a la hegemonía de la imagen virtual y su repertorio normalizado de manipulaciones de la imagen. Las de Kirby son, de hecho, fotografías en las que son bien visibles las huellas físicas de la emulsión fotosensible. En tiempos del photoshop y sus estéticas del olvido, el proceso de emulsión analógica y artesanal brinda la posibilidad no solo de restituir a la fotografía su rol en el trabajo social del duelo, sino también de escapar a la estandarización visual de las estéticas de la memoria y el recuerdo.

Jaume Peris Blanes (Departamento de Filología Española, Universitat de València)

Jaume Peris Blanes. Profesor en el departamento de Filología Española de la Universitat de València (España), especializado en la literatura latinoamericana contemporánea, y especialmente en las representaciones de la violencia en el Cono Sur. Ha publicado ‘La imposible voz. Memoria y representación de los campos de concentración en Chile’ (Cuarto Propio, 2005) e ‘Historia del testimonio chileno. De las estrategias de denuncia a las políticas de memoria’ (Quaderns de Filologia, 2008) y numerosos artículos sobre la literatura testimonial y la memoria cultural en España y América Latina. Actualmente trabaja la relación entre literatura y política en los años 60 y 70 en América Latina.

Texto Completo en : http://jaumeperisblanes.wordpress.com/

IR A LA MUESTRA http://www.fotoespacio.cl/comunidad/index.php/portafolios/contemporaneos/item/275.html

Biografía

Cristian Kirby vive y trabaja en Santiago de Chile. Entre los años 1990-1997 realiza estudios de Sociología y Cine (especialidad en fotografía cinematográfica). Participa de una serie de talleres de especialización en fotografía. Desde el 2009, se dedica de forma exclusiva a desarrollar proyectos fotográficos personales, exponiendo de forma sistemática en Chile como en el extranjero. Centro Cultural Matucana 100; Balmaceda Arte Joven; Galería Conejo; Espacio G Laboratorio de Arte; Galería Arte x Arte (Ar) y durante el 2012 al 2013 en una muestra itinerante por galerías y ciudades de España “ Hablando en Plata”.

Ha participado en Festivales y Encuentros de Fotografía, como en el Tercer Foro de Fotografía de Sao Paulo(2013); Festival Internacional de Fotografía de Valparaíso(2011-2012-2013), Festival de la Luz. Argentina (2014). Entre el 2014-2015, exponé su proyecto “119” en Uruguay. “Centro de Fotografía de Montevideo”; Argentina. “Centro Cultural Recoleta”; China. “Photo Beijing”; Brasil. Pinacoteca. “Memorial da Resistencia de Sao Paulo”, junto a la publicación del catálogo de la exposición “119” auspiciado por la Secretaria de Cultura del Estado de Sao Paulo.

http://www.cristiankirby.cl/